Etiquetas de seguridad

Los fabricantes y comerciantes utilizan las etiquetas de seguridad para identificar los artículos, proteger sus marcas, mejorar la seguridad de la cadena de suministro, evitar las falsificaciones, verificar la seguridad o autenticidad de los productos y fomentar la confianza de los clientes.

Las etiquetas de seguridad se imprimen en polietileno destructible con adhesivo VOID, que proporciona excelentes cualidades de calidad y fuerza adhesiva para que la etiqueta no pueda retirarse fácilmente una vez fijada a la superficie.

Esta forma de etiqueta es cada vez más frecuente en las empresas debido a sus numerosas aplicaciones. Dado que están pensadas para romperse si el envase, la botella, la caja o el contenedor se han abierto o manipulado, la mayoría de las empresas farmacéuticas y médicas utilizan etiquetas de seguridad autoadhesivas.

Esto garantiza que el contenido de un producto pueda suministrarse tal y como se prometió y que se sigan los criterios de seguridad de las etiquetas informativas, lo cual es fundamental cuando se trata de cosas delicadas o únicas como los productos farmacéuticos.


Tipos de etiquetas

Es importante entender los muchos tipos de etiquetas de seguridad que existen en el mercado antes de elegir el sello adecuado para el trabajo. Los tres más populares son los siguientes:

Etiquetas de vacío sin residuos: estas etiquetas están diseñadas para ser utilizadas en superficies sin residuos de adhesivo o marcas. Por ejemplo, en vehículos o aviones. Este tipo de etiqueta se deforma de una manera determinada cuando se retira de forma incorrecta para cumplir su función, lo que permite verificar su manipulación.

Etiquetas al vacío que dejan una marca visible en la superficie a la que se adhirieron: en este caso, cuando la etiqueta se retira, deja una marca visible en la superficie a la que se adhirió. Se utiliza habitualmente en la industria farmacéutica y en el comercio minorista; además, suele llevar el mensaje "VOID".

Etiquetas al vacío con un alto contenido de residuos: este caso, aunque es similar al anterior, se diferencia en que cuando se retira el adhesivo, la mayor parte del mismo se transfiere a la superficie de la que se extrajo, haciéndola casi transparente.